Concierto solidario inyectó dosis ‘sanadora’ de espiritualidad y optimismo

Los guayaquileños Gianpiero y Daniel Beta fueron la cuota artística ecuatoriana en el concierto benéfico Por una pandemia de solidaridad, cumplido ayer sábado vía online para recaudar fondos que serían derivados a la Cruz Roja Ecuatoriana Junta Provincial del Guayas, para ayudar a combatir la crisis sanitaria en Ecuador.

Un minuto antes de las 15:00, el canal de YouTube de la Asociación Internacional de Sintergética, entidad organizadora, abrió la señal con la presencia de Vero Fernández, coordinadora del evento. Ella explicó que la difícil situación en nuestro país por la COVID-19 los había conmovido debido a la estrecha relación emocional que mantienen con Ecuador, donde cuentan con médicos que aplican su visión de sanación integral del paciente a través del abordaje en lo físico, emocional y espiritual. Internacionalmente tienen 700 miembros en 20 países, dijo. Y comentó que habían escogido a la Cruz Roja Ecuatoriana por ser una organización centenaria, seria y “realmente comprometida con su trabajo”.

Después presentó a la alemana Deva Premal y al británico Miten, pareja de músicos de new age que desde Costa Rica entonaron temas acompañados de una guitarra y de un saludable entorno natural. Parecía un jardín. Sus canciones tienen la particularidad de emplear antiguos mantras (sonidos a los cuales se les atribuyen poderes espirituales) para incentivar la espiritualidad y la meditación. Para esta primera conexión, el concierto se enlazó a la presentación diaria que ambos músicos realizan en sus redes a sus miles de seguidores en Europa y otros continentes.

Deva y Miten, cuya presentación generó problemas técnicos y de sonido al inicio, enviaron un mensaje de esperanza y amor a los ecuatorianos. “Mantengan el espíritu en alto… Sean amables con los demás”, dijo Miten en inglés, idioma del concierto. Ambos cerraron su show con el tema en portugués Calma e tranquilidade, para conectarse mejor al público de habla hispana.

Desde la música acompañamos a las personas en sus emociones… Creo que estas notas tienen impactos fisiológicos en el organismo, combatimos la incertidumbre y la ansiedad”.

El siguiente artista fue el colombiano César López, famoso por sus mensajes en contra de la violencia, quien mencionó que la música es una generadora importante de energía positiva en estos momentos de pandemia. “Desde la música acompañamos a las personas en sus emociones… Creo que estas notas tienen impactos fisiológicos en el organismo, combatimos la incertidumbre y la ansiedad”, indicó este cantautor y compositor, quien junto con su piano y guitarra entonó Canción para el perdón y 3:17 a. m.

Su intervención incluyó además un simbólico instrumento que él creó, la escopetarra, guitarra eléctrica hecha a partir de un fusil AK-47 antes usado por un joven guerrillero. Con ella cantó Caminé, Toda bala es perdida y el cover de Un beso y una flor (Nino Bravo), para así cerrar su espectáculo virtual.

El sonido de los mantras salvó mi vida. Nací con serios problemas respiratorios, una doble neumonía, y me curé cuando a los 12 años conocí a mi maestro en sonidos”.

Vero Fernández se enlazó después con la remota India para introducir a Sri Shyamji Bhatnagar, músico, terapeuta y formador, fundador del Chakra Institute, donde enseña el canto de mantras como opción sanadora. “El sonido de los mantras salvó mi vida. Nací con serios problemas respiratorios, una doble neumonía, y me curé cuando a los 12 años conocí a mi maestro en sonidos”, indicó este personaje que cantó entonando un largo instrumento con cuatro cuerdas hecho de una calabaza. “No es una escopetarra”, bromeó, tras lo cual invitó a escuchar los mantras con los ojos cerrados.

Sri Shyamji Bhatnagar instó al público a ingresar a su sitio web (chakrainstitute.com) para descargarse un mantra gratuito y conocer su trabajo. También a participar en las sesiones que dictará virtualmente el viernes 8 y 15 de mayo. “Cuando trabajas con tu ser descubres la presencia de tu divinidad. Y si la observas, también verás la divinidad en los demás… Así se irán la rabia, la tristeza y la debilidad”, señaló.

Las voces de Guayaquil
Transcurrían las 17:00 y era el turno del guayaquileño Gianpiero, quien agradeció la invitación de la Asociación Internacional de Sintergética para participar en esta iniciativa. “La música puede curar la ansiedad, la desesperanza… es una excelente medicina para calmar los nervios”, dijo el joven artista, quien lanzó su carrera en el 2016 con el tema Serena.

La música puede curar la ansiedad, la desesperanza… es una excelente medicina para calmar los nervios”.

Esa fue su quinta canción compartida, luego de interpretar con su propio estilo covers de Playa Azul (Los Intrépidos), Ojalá que llueva café (Juan Luis Guerra), Tabaco y chanel (Bacilos) y Santa Lucía (Miguel Ríos). Aproximadamente unas 160 personas observaron su show en YouTube (además de los de Facebook), a quienes les dijo que esta crisis global pronto terminará. “Debemos cambiar la página. Debemos dedicarnos a ser felices”, mencionó Gianpiero, quien también cantó Bandido (Alberto Plaza), Ahora de toca a ti, Tengo la noche y Locos de amor (Yordano).

Vamos a salir de manera distinta de esta pandemia. Debemos hacernos una retrospección. Debemos aprender a ser mejores personas… Mantengamos la calma ante esta ola de incertidumbre. Conservemos la mente limpia”.

Casi una hora después, la pantalla se abrió para recibir nuevamente la animación de la española Vero Fernández, quien interactuó con todos los artistas (menos con Deva & Mitel), para anunciar que Daniel Beta se unía a la transmisión. Los tres compartieron animadamente la transmisión por algunos minutos, ya que a Daniel y Gianpiero los une una amistad personal y profesional.

“Vamos a salir de manera distinta de esta pandemia. Debemos hacernos una retrospección. Debemos aprender a ser mejores personas”, indicó Daniel como parte de sus primeros mensajes. “Tenemos que darlo todo. No guardarnos las cosas en el alma”. Luego cantó Exótica, La quiero a morir (Francis Cabrel) y Bella (Mijares). “Mantengamos la calma ante esta ola de incertidumbre. Conservemos la mente limpia”, señaló antes de continuar con Seductora, No necesito pastillas para dormir si estás conmigo (Juan Luis Guerra), Todo contigo y Uno.

El artista guayaquileño, que cantó cerca de una hora, cerró con el cover de Ojalá que llueva café en el campo por ser una canción llena de esperanza. “Si dejamos que nuestros actos sean guiados por el corazón, siempre vamos a encontrar una salida y la felicidad”.

La Asociación Internacional de Sintergética aún no anuncia la cantidad recaudada.

FUENTE:  eluniverso.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*