Gerardo Bazúa demandó a Paulina Rubio por no permitirle ver a su hijo

Luego de protagonizar un vídeo en donde mostró un comportamiento bastante extraño, la cantante mexicana Paulina Rubio enfrenta ahora un problema legal, pues fue demandada por su ex pareja, Gerardo Bazúa.

La periodista Flor Rubio presentó este martes en el programa Venga la alegría el documento de la demanda interpuesta por Bazúa en Miami.

“Vuelve a estallar una bomba para Paulina Rubio, era una bomba de tiempo que sabíamos que iba a llegar”, comentó Flor en la emisión, segundos antes de presentar el documento legal, así como una entrevista con Carla Lowry, la abogada de Bazúa.

El cantante demandó a Paulina por no permitirle ver a su hijo Eros, nacido el 5 de marzo de 2016.

La abogada detalló que Paulina no le permite a Bazúa convivir con su hijo e informó que el año pasado apenas pudo verlo en un par de ocasiones.

Según Lowry, la intención de la demanda es que a Bazúa se le otorgue la custodia compartida de Eros, pues “ese niño es hijo de los dos, entonces ella no tiene porque tomar el 100 por ciento de las decisiones”.

Además reveló que Paulina le ha impuesto condiciones no razonables a Bazúa para poder ver a su hijo y él no tiene porqué aceptarlas.

«Solamente busca ser parte de la vida del niño y nada más», aseguró la abogada, descartando así que Bazúa tenga intenciones de obtener dinero de la intérprete.

Lowry se refirió a la reciente transmisión que Rubio hizo en sus redes y que se volvió viral por su extraña manera de compartarse.

Como se recordará, Paulina inició aquel video diciendo “Yo me uno a esta causa, yo me quedo en causa” (sic) para más adelante expresar: “Help coronavirus, muy contenta, emocionada, todo esto es nuevo para todos nosotros”.

Paulina además sorprendió al enviar un beso a Thalía, con quien se dice que sostiene una rivalidad desde hace décadas, y mostró evidentes problemas al tratar de interpretar sus canciones «Tal vez, quizás» y El último adiós.

Las imágenes por supuesto llegaron hasta Bazúa y su abogada, quien expresó en su entrevista con Flor Rubio:

“Estamos un poquito preocupados por los videos que hemos visto de ella que están dando como que ella no está tan estable”.
Lowry aclaró, sin embargo, que la decisión de la demanda no fue motivada por el video, pues el proceso inició en marzo de 2020.

También detalló que el proceso legal no ha podido continuar porque han acudido a casa de Rubio para notificarla de la demanda, entre 15 y 18 ocasiones, pero ella no ha dado la cara.

Por ahora, mientras Paulina no sea notificada de la demanda no se puede ir a la corte.

Según Flor Rubio, el proceso también se complicaría un poco porque Bazúa y Rubio nunca se casaron legalmente y solo tenían un acuerdo de palabra sobre la manera en que convivirían con su hijo, algo que según Gerardo, la cantante no ha cumplido.

Rubio enfrentó hace años un complicado proceso legal con Nicolás Vallejo-Nágera “Colate”, padre de su hijo Andrea, pues él la acusaba de no permitirle una sana convivencia con el menor.

De hecho, el pasado diciembre “Colate” aseguró que los problemas han continuado con Paulina, pues tuvo que acudir a la corte en Estados Unidos para que le permitieran llevar al menor a pasar las vacaciones de fin de año en España.

Además señaló a Susana Dosamantes, madre de Paulina, como la culpable de la situación en la que se encontraban.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*