Kim Kardashian rompe récord de ventas con su  línea de cubrebocas 

El nombre de Kim Kardashian ha dado mucho de qué hablar esta cuarentena, no sólo por las sensuales fotos que comparte con sus fans o por los rumores de una posible separación de Kanye West, también porque la empresaria decidió hacer frente a la pandemia de COVID-19 lanzando su línea de cubrebocas.

La estrella de reality show no pierde oportunidad para ampliar sus negocios y, como parte de su marca de fajas Skims, sacó a la venta cinco tipos de cubrebocas en diferentes colores.

De acuerdo con la descripción que aparece en su página web, no son de uso médico ni quirúrgico, pero ayudan a reducir el riesgo de contagio. Están hechas con una tela de algodón y no tienen costuras, lo que permite que se adapten con mayor comodidad a la cara.

Mientras sus fajas reductoras rondan los 30 dólares, el precio de los cubrebocas es de 8 dólares por unidad, aunque también pueden adquirirse en un paquete de cuatro por 25 dólares.

Todo apunta a que el nuevo producto de la marca de Kim fue todo un éxito, pues sólo una hora después de haberlos lanzado se agotaron: «Desafortunadamente nuestras mascarillas faciales sanitarias hechas por Skims se agotaron hoy, pero estamos trabajando con nuestro aliado local en Los Ángeles para producir más a la brevedad. Gracias por su apoyo», comunicó la marca a través de su perfil de Instagram.

Las ganancias por las ventas obtenidas serán destinadas a organizaciones que están ayudando a víctimas del coronavirus como Baby 2 Baby, Good Plus, el Banco de comida de los Ángeles y Domestic Workers, además, Kim donó 10 mil mascarillas a las mismas fundaciones para proteger a sus colaboradores.

Sin embargo y a pesar de su buena acción para tratar de ayudar en medio de la pandemia que vivimos, la modelo no se salvó de las críticas: algunos usuarios de internet la acusaron de racismo al notar que una de las modelos de descendencia afroamericana posó con una mascarilla en color negro y las chicas de piel más clara tenían cubrebocas en tonos más claros.

Kim no es la única integrante del clan Kardashian-Jenner que se ha sumado a la lucha contra el coronavirus. Hace algunas semanas, Kylie Jenner anunció que donaría un millón de dólares para que hospitales de Los Ángeles compraran cubrebocas y equipo necesario para atender a los pacientes.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*