Ringo Starr celebró con un espectáculo virtual y solidario, sus flamantes 80 años

El próximo 7 de julio, el ex Beatle celebrará en línea junto a Paul McCartney, Elvis Costello y Sheryl Crow, entre otros.

Ringo Starr, el afable batería de los Beatles, celebró este martes desde su casa, con un espectáculo virtual y solidario, sus flamantes 80 años, convertido en toda una leyenda y perpetuando su característico mensaje de paz y amor.

En plena pandemia COVID-19, el carismático artista sopló las velas desplegando un concierto «online» (el llamado Ringo’s Big Birthday Show), retransmitido en streaming en su canal de YouTube.

Acostumbrado a actuar frente a multitudes, la pandemia le obligaba en esta ocasión a modificar lo que ya es toda una tradición, las fiestas anuales en las que el batería reivindica el «flower power».

Desde 2008, Ringo, flamante abuelo de ocho nietos y un bisnieto, ha festejado esta fecha señalada con un gran despliegue musical. El último contó en Los Ángeles con artistas de la talla de David Lynch o Peter Jackson y una audiencia multitudinaria.

En este estuvieron virtualmente celebridades (y amigos) como Paul McCartney, Sheryl Crow, Joe Walsh, Ben Harper, y Gary Clark Jr y los beneficios irán destinados a causas solidarias: apoyar al movimiento Black Lives Matter o respaldar al personal del NHS, el servicio público sanitario de este país, entre otras asociaciones benéficas.

«No hay acto más grande que se pueda hacer que ponerse de pie y hablar cuando ves injusticia», dijo durante el concierto a tenor de esas donaciones y denuncias.

El paso del tiempo no ha minado el inagotable optimismo que desprende Ringo. Junto con McCartney, Richard Starkey (Liverpool, 7 de julio de 1940) es el segundo integrante que todavía está vivo del archiconocido cuarteto de Liverpool, tras el infame asesinato de John Lennon en 1980 y la muerte de George Harrison en 2001.

Pese a su avanzada edad y a los excesos cometidos en su juventud -que nunca ha negado-, Ringo se ha mantenido musicalmente activo, conservando intacta su actitud pletórica ante la vida y sin agotar sus múltiples facetas creativas.

Lejos de haberse convertido en un octogenario retirado, su último álbum, What’s my name, salió al mercado en octubre de 2019.

Si bien su popularidad nunca ha igualado a la de McCartney y la del malogrado Lennon, Ringo también ha puesto voz a varios temas icónicos del grupo, como With a Little Help from My Friends, I Wanna be your Man o Yellow Submarine. Y compuso otros nada desdeñables como Don’t Pass Me By y Octopus’s Garden.

Su reconocida habilidad musical para crear siempre atrajo el elogio de la crítica y, de alguna manera, logró ensalzar la figura, frecuentemente en la sombra, de los baterías.

Su último y vigésimo proyecto en solitario -el citado What’s my name- tiene a su viejo amigo McCartney colaborando en un par de temas.

Criado en el seno de una familia obrera de Liverpool (al norte de Inglaterra), su amor por la música surgió a los 13 años durante una convalecencia hospitalaria mientras se recuperaba de tuberculosis.

Logró hacerse un nombre en el mundillo antes de unirse oficialmente a los Beatles, en Hamburgo, en 1960, cuando sustituyó a Pete Best. Lo hizo tocando con la banda «Rory Storm & The Hurricanes», donde adquirió popularidad.

Su destreza con la batería le ayudó a ganarse en poco tiempo la confianza del productor musical George Martin -apodado el «quinto Beatle»- por su gran peso en los éxitos de la formación-.

El primer tema firmado por Ringo para el cuarteto fue Don’t Pass Me By, de The Beatles (o White Album), editado en 1968. Y también fue autor de Octopus’s Garden, de Abbey Road (1969).

Tras la fama estratosférica que obtuvieron los Beatles y una vez disuelto el grupo, se embarcó en una trayectoria en solitario versionando temas de jazz en «Sentimental Journey», un álbum que pese a no haber sido muy publicitado gozó de una aceptable acogida.

Ha habido más proyectos sin los Fab Four (Los Cuatro fabulosos) como Beaucoups of blue (1970); también compuso con George Harrison, un año después, el exitoso sencillo It don’t come easy y Back off Boogaloo, en 1972.

De esa época, llegó a lo más alto de las listas de los más vendidos en Canadá con Ringo (1973), su trabajo más notable.

Además de la música, otra de sus pasiones creativas fue el cine, donde hizo varias incursiones en la gran pantalla en los 80.

Divorciado en 1975 de Maureen Cox, la madre de sus tres hijos -Zak, Lee y Jason-, fue en el rodaje de la película Caverman (1981) donde conoció a quien se convertiría en su segunda esposa, Barbara Bach, con quien lleva casado 39 años. Barbara Bach, con quien lleva casado 39 años.

Sin abandonar su espíritu un poco adolescente, él mismo reconoce hoy que la vida ha sido «amable» con él al tiempo que adelanta que su intención es seguir tocando «pasados los 80»

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*