El regalo de William a Kate Middleton que casi provoca su separación

Kate Middleton y el príncipe William casi terminan su noviazgo por un regalo.

Cuando el príncipe Wiliam le propuso matrimonio a su ahora esposa, Kate Middleton, le entregó un anillo que había pertenecido a su mamá, la princesa Diana de Gales. Se trata de una joya con un zafiro de doce quilates rodeado de catorce diamantes que desde entonces se ha revalorizado hasta triplicar su precio inicial.

Desgraciadamente, no todos los regalos que su esposo le ha hecho a lo largo de los años han sido tan impresionantes.

En una ocasión, al poco tiempo de que comenzaran a salir después de conocerse en la universidad de St. Andrews, él la ‘sorprendió’ con un par de binoculares que la dejaron muy confundida y casi terminan con su relación.

En su defensa, William señaló que se trataba de un modelo de primerísima calidad y que además se molestó en envolverlos en un papel para regalo muy bonito. «Yo no paraba de decirle: pero si son geniales, mira lo lejos que puedes ver con ellos», recordó el heredero al trono en la entrevista en el podcast del exfutbolista Peter Crouch, que se acaba de hacer pública, ya que fue grabada en el palacio de Kensington antes de que iniciara la crisis sanitaria por el coronavirus.

Sin embargo, ese argumento no consiguió convencer a su por entonces todavía novia: «Ella me miró fijamente y me dijo: son binoculares, ¿qué está pasando aquí?».

Al día de hoy, aunque tengan nueve años de casados y tres hijos en común, Kate aún no lo ha dejado olvidar esa metida de pata y la saca a relucir siempre que considera que su marido necesita una cucharada de humildad, «sinceramente, no tengo ni idea por qué le compré algo así», admitió William.

Gracias a ese malentendido, el príncipe aprendió la lección y con el tiempo comenzó a ser más romántico, sobre todo con los detalles hacia la duquesa de Cambridge.

De hecho, ella misma lo admitió hace unos meses, cuando ambos fueron invitados a un programa especial navideño de cocina, donde Kate aseguró que William la sorprendía con el desayuno, mismo que preparaba a detalle.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*