Angelina Jolie pide cambio de juez en el caso de divorcio con Brad Pitt solicitado en el 2016

La actriz ve irregularidades por la relación comercial de una abogada de Pitt con el juez

Angelina Jolie solicitó el divorcio de Brad Pitt en 2016 pero tras un largo juicio aún quedan asuntos por dirimirse. Se les concedió el divorcio en abril de 2019 al pedir una causa bifurcada para declararse solteros antes de que temas como la custodia de sus hijos o el reparto de los bienes estuviesen zanjados, pero un nuevo elemento se ha colado en las demandas de la actriz.

Este lunes, Jolie ha solicitado al Tribunal Superior de Los Ángeles que el juez que supervisaba su divorcio sea descalificado del caso debido a las revelaciones insuficientes de sus relaciones comerciales con uno de los abogados de Pitt, Anne C. Kiley. Al parecer, durante los procedimientos del divorcio Jolie-Pitt, el juez John W. Ouderkirk no ha “revelado los casos que demostraron la relación actual continua y de cliente recurrente entre el juez y el abogado de la Demandada”, tal como solicitaron los representantes legales de Jolie.

Jolie no conserva el apellido Pitt

Parece que algunas rencillas entre ellos están superadas y el apellido Pitt fue retirado del nombre de la actriz, pero el juicio sigue, sin especificarse cuáles son las demandas de cada uno en él. Según ha expuesto ahora el abogado de la actriz, el abogado de Pitt “abogó activamente para que los honorarios del juez Ouderkirk crecieran en un caso de alto perfil” y señala que habían tenido relaciones comerciales anteriormente.

Jolie y Pitt tienen una orden de custodia temporal vigente mientras continúan negociando los acuerdos finales. La pareja tiene seis hijos: Shiloh, Vivienne, Maddox, Pax, Knox y Zahara. Aunque se sabe que Jolie ha luchado para darle la custodia mínima a su exmarido, finalmente el acuerdo incluirá una cantidad sustancial de tiempo para Pitt. Tampoco está cerrada la repartición de 450 millones de euros entre dinero y propiedades de la expareja.

John W. Ouderkirk es un juez privado contratado por la pareja, pero ahora su caso se muda al Tribunal Superior de Los Ángeles

En California es posible contratar a un juez privado cuya labor es reconocida por el sistema judicial y quien lleva adelante el proceso en la más estricta intimidad de un bufete de abogados al que la prensa no tiene acceso. Esa fue la vía que ambos eligieron para su divorcio, pero ahora, con las reclamaciones de Jolie, el caso ha llegado al Tribunal Superior de Los Ángeles, que dirimirá si el juez John W. Ouderkirk debe ser apartado del caso.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*