El potrillo Fernandez cumplió 50 años de vida


Al cumplir medio siglo de vida y con más de 30 años de carrera, Alejandro Fernández, uno de los artistas más reconocidos de México, dice estar “en una buena etapa” de su vida, en la que aprendió a valorar estar vivo, y más tras librarse del covid-19.


“No voy a decir que es agradable ponerse viejo, pero es lo que somos y esta vida hay que disfrutarla. La pandemia me ha puesto cerca ese concepto de la mortalidad. En este cumpleaños estoy más sereno que nunca, más sano que hace mucho tiempo y más cerca de Dios”, dijo el artista en entrevista en Miami.

Estas palabras las dijo antes de dar positivo por coronavirus en un contexto complicado –los Latin American Music Awards 2021– y poco antes de su cumpleaños. Sin embargo, el jueves compartió en Instagram que su última PCR salió negativa.
“Hasta hace poco no pensaba hacer nada para celebrar, sino esperar a que se pudiera hacer una fiesta grande, pero decidí hacer algo, una reunión con mi círculo más íntimo”, explicó.

Fernández es uno de los artistas más queridos en México. Y con razón, aseguró el compositor y productor Kiko Campos, autor de temas relevantes de su carrera como Tantita pena.

Kiko conoció a Alejandro en un concierto icónico en el Palacio de Bellas Artes, de Ciudad de México, donde les rindió homenaje a los grandes cantantes y compositores del siglo pasado.

El compositor fue partícipe y creador de la etapa posterior al año 2000, que significó el regreso de Alejandro a la ranchera, algo que consolidó con el disco Orígenes, tras años de baladas, en su trabajo con Emilio Estefan.

“Orígenes era un regreso a la música ranchera con acompañamiento de mariachi, tomando en cuenta que la ranchera no es folclor mexicano, realmente es una combinación que nace con el cine mexicano”. Desde entonces, varios artistas rancheros optaron por innovar, aunque manteniendo la esencia del mariachi.

Después de Orígenes, gran parte de sus trabajos posteriores estuvieron encaminados al pop latino. Sin embargo, en 2020, el disco Hecho en México fue otro parteaguas en su trayectoria, y marcó su regreso a su sonido emblemático, otra vez, la música ranchera.

La actuación junto a su padre, Vicente Fernández, y su hijo Alex en los Latin Grammy en 2019 fue un gran éxito que recordó el recorrido y el potencial de esta dinastía. “Vicente es como todos juntos: como Javier Solís, como Pedro Infante, como Jorge Negrete. Eso se junta en un solo hombre y no hay quién iguale a Alejandro para suceder a esta dinastía Fernández. (…). No creo que haya un cantante ranchero mejor en el mundo que Alejandro Fernández”, concluye Campos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*